22 mar. 2010

Ateneo Libertario Genaro Seguido. ¿Quiénes somos?

Somos un grupo de personas con ideas e inquietudes anarquistas, que vemos necesario la creación de un referente cultural anarquista en nuestra ciudad: Toledo. Creemos que desde la introducción de las ideas anarquistas en España, a fines del siglo XIX, todo lo relacionado con la Educación y el Conocimiento ha sido uno de los principales ejes de acción libertaria.

Es en este momento inicial cuando la palabra es la principal herramienta en la difusión de la Idea: folletos, libros, periódicos fueron repartidos y leídos en voz alta para aquella gran mayoría de hombres y mujeres analfabetos. Y no sólo se propagaron las ideas libertarias sino que se dotó a la población de un instrumento básico para el Conocimiento: el aprendizaje de la lectura y la escritura. Los primeros sindicatos de influencia anarquista dieron gran importancia a la creación de escuelas y bibliotecas, ya que la formación intelectual tenía un lugar prioritario entre sus actividades. Se la consideraba fundamental en la organización obrera ante la explotación. Estos antecedentes, como no podía ser de otra forma, tienen su desarrollo y plasmación más clara cuando aparece la CNT. Con ella la creación de Ateneos prolifera por toda la península. Aparecen multitud de lugares donde los obreros, tras la dura jornada de trabajo, aprendían, debatían, leían.....en definitiva, participaban de un masivo proceso de aprendizaje autónomo de estado y clero y basado en principios racionalista y libertarios.

Hoy puede que no sea necesario enseñar a leer y escribir (aunque ahí tenemos al colectivo inmigrante y sus dificultades idiomáticas) pero el objetivo principal del Ateneo Libertario es el mismo: dotar a los individuos de las herramientas necesarias para entender e interpretar la realidad, de cultivar el librepensamiento sin ataduras. Frente a la ausencia total de información de antaño, la saturación de información, en gran parte manipulada, de hogaño. Diferentes tácticas del poder para mantenernos dóciles e ignorantes a las cuales se enfrenta directamente el Ateneo Libertario. Así pues consideramos a los Ateneos como un instrumento para la difusión y el análisis crítico y debate de las ideas libertarias; una herramienta para la formación integra de las personas que dota de los útiles necesarios para la reflexión y el conocimiento que desenmascaré al poder y su estrategia adormecedora que impide nuestro desarrollo como personas libres.

Si pretendemos desde el movimiento libertario la lucha contra todo tipo de poder y autoritarismo es necesario conocer la naturaleza de ese poder, y son los Ateneos donde ha de llevarse a cabo esa labor de toma de conciencia.

Por ello, desde el principio pensamos orientar nuestras actividades hacia los barrios y no solamente hacia los círculos libertarios, aprendiendo y enseñando la autogestión, fomentando un movimiento cultural de creatividad y de rebeldía al margen del sistema capitalista y autoritario establecido.

Tomamos el nombre de Ateneo Libertario Genaro Seguido, en Homenaje a esta gran persona y brillante compañero, ejemplo para muchos/as de nosotros/as, y que nos dejo en abril de 2007. Y creemos firmemente que el mejor homenaje que podemos hacer es seguir su lucha en pos de un mundo nuevo, donde no tenga cabida la explotación del hombre por el hombre.

Por todo ello os animamos a tod@s l@s toledanos, a conocer nuestro proyecto, nuestras ideas y pensamientos, animándoos a participar en los actos que periódicamente se vayan generando, así como a formar parte como socios del Ateneo libertario, para lo cual os ponemos el correo electrónico para lo que creais conveniente, asi como para informaros de las periódicas actividades que iremos organizando:

algenaroseguido@gmail.com


¿Quién era Genaro Seguido? (1914 - 2007)

Genaro Seguido nació en Villanueva de Bogas, un pueblo de la provincia de Toledo, en el año 1914. Su familia era de izquierdas, así comenzó su afiliación en el Socorro Rojo del PCE hasta que llegaron al pueblo dos andaluces y le hablaron del anarquismo, ideología que le convenció profundamente. Cuenta como antes de la guerra se iba a buscar municiones para dársela a la gente de la CNT y ellos le daban propaganda que leía con entusiasmo. Entre los años 1932-34 hizo el servicio militar en Madrid (regimiento asturiano nº 31, compañía ametralladoras, primer batallón) donde aprovechaba las tardes de paseo para comprar libros e ir al ateneo; se licencio y volvió a su pueblo aunque poco después volvería a la capital al estallar la guerra civil. Estuvo luchando en el Comité de Defensa del Puente de Vallecas hasta que por la zona de Somosierra le hirieron en una mano, pasando un mes en el hospital General Arraldo. Cuando se recupero, volvió al frente con la CNT al barrio de Usera justo cuando las tropas de Franco estaban en las puertas de la ciudad. Barricadas, trincheras, los proyectiles le pasaban rozando por encima de la cabeza; mas adelante participo en un terrible tiroteo en la Casa de Campo donde fue nuevamente herido, esta vez en un pie. Pasó 10 días en el hospital de sangre de Cuatro Caminos y luego se fue al hospital de Valencia y de allí al de Castellón donde estuvo un mes hasta que le dieron el alta. Volvió a su pueblo donde junto con otros compañeros fundaron un sindicato de CNT y participo en una colectividad anarquista de la zona, donde practicaban el trueque con otras asociaciones libertarias; nuevamente volvió al frente, esta vez, por la zona del Manzanares en la Brigada de sanidad nº 39 (CNT); después de pasar seis días de descanso en Campo de Criptana, salio junto con otros compañeros hacia Guadalajara y de allí a Teruel para intentar retener el avance fascista; allí la lucha fue muy dura y mas de una vez estuvieron a punto de ser bombardeados por la aviación alemana, hasta que finalizo la guerra. Le llevaron al campo de concentración que habían montado en la plaza de toros de un pueblo de la provincia de Teruel, donde estuvo seis días sin comer nada hasta que logro salir de allí mediante un salvoconducto y emprendió el regreso a su pueblo. Cuenta como le sacaban a la plaza y le hacían cantar el cara al sol, pero solo movía los labios sin emitir el sonido. Después, en la postguerra, anduvo por diversas localidades buscándose la vida vendiendo lo que podía. Actualmente vive en su pueblo, pendiente de lo que acontece en la Confederación, donde a sus casi 93 años se mantiene con una salud mental y física envidiable, y al preguntarle como lo consigue, nos cuenta que desde que tenia 30 años es vegetariano y como el decía “Libertad en nuestro propio organismo porque constantemente le sometemos a una dictadura (tabaco, alcohol, carne…).” Y pensamos que algo de razón debía de tener.














0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More