21 oct. 2012

TALLER DE REUTILIZACIÓN DE TETRABRIK

¿Qué podemos hacer con un tetrabrik?

TALLER DE REUTILIZACIÓN DE TETRABRIK
aprenderemos a hacer unas divertidas casitas para pájaros y monederos originales

Sábado 27 de Octubre de 2012 de 18 a 20h en:
ATENEO LIBERTARIO GENARO SEGUIDO
c/Río Valdeyernos, 4 Polígono de Toledo
Local CNT

 Si finalmente os arriesgáis a una tarde de manualidades, tomar nota porque esto es lo que necesitareis traer, la idea es compartir todo el material así que cuanto más mejor y si se os ocurre algo que no este en la lista, traerlo sin dudarlo!

Necesitaremos:

Importante

  • Tetrabriks (2 mínimo) mejor si son de los cuadrados, no de los alargados de zumo y se ruega que limpios con agua y jabón (la leche seca apesta y en otro taller que hice nos crecieron los enanos en los tetrabriks jejje)
  • Cartón: paquete galletas, cereales, cajas o algo parecido
  • Caja quesitos
  • Papel (para forrar los monederos) desde papel de regalo, diarios con imagenes que os gusten, bolsas con estampados que os gusten, pegatinas, etc. o telas.

Importantillo

  • tijeras
  • cutex
  • pinceles
  • regla
  • Punzón
  • lápiz, rotuladores

Bastante importante

  • pintura acrílica o otras (aunque habrán, alguna que os guste si tenéis)
  • Precintos (celo) de colores
  • Pegamento
  • Aguja gorda
  • Lana o hilo , botones, abalorios, cordel, goma elástica, velcro, etc.
  • Palillos de madera gordos o palillos normales.
  • Lo que os apetezca, todo vale!

Bueno, pues perdonad la lista larga pero así será más creativo. Por último y para ver si os anima aun más a venir os dejo un escrito que no debemos olvidar en nuestras vidas ya que nos mantiene enjaulados. Así que a romper un poquito el circulo este sábado.


Abrazos y besos creativos


“Una vez un niño fue a la escuela y era bien pequeño. Y la escuela era bien grande, pero cuando el niño vio que podía ir a su clase directamente desde la puerta de afuera, se sintió feliz y la escuela no le parecía tan grande.

Así, una mañana, cuando hacía poco que estaba en la escuela, la maestra dijo:
-”Hoy vamos a hacer un dibujo”.
- “Bien”, pensó . Le gustaba mucho dibujar. Y podía hacer todas las cosas, leones, tigres gallinas y vacas, trenes y barcos y tomó su caja de lápices y comenzó a dibujar.

Pero la maestra dijo: “¡Esperen! no es hora de comenzar”. Y él esperó hasta que todos estuvieran preparados.

-”Ahora- dijo la maestra- vamos a dibujar flores”. “Qué bien”. -pensó el niño, a él le gustaba dibujar flores. Y comenzó a hacer bonitas flores, con lápiz rojo, naranja, azul.

Pero la maestra dijo: “¡Esperen, yo les mostraré cómo se hacen!”. Así -dijo la maestra-. Y era una flor roja con tallo verde. “Ahora sí”, dijo la maestra. “Ahora pueden comenzar”.

El niño miró la flor de la maestra y luego la suya, y a él le gustaba más su flor que la de la maestra. Y no reveló esto. Simplemente guardó su papel e hizo una flor como la de la maestra, roja con el tallo verde.

Otro día, la maestra dijo: -”Hoy vamos a trabajar con plastilina”. “Bien” -pensó él, y podía hacer todo tipo de cosas con plastilina: serpientes, muñecos de nieve, elefantes de rabitos, autos y camiones.

Comenzó a apretar y amasar la bola de plastilina.

Pero la maestra dijo:- “¡Esperen, no es hora de comenzar!” Y él, esperó hasta que todos estuvieran preparados.

“Ahora -dijo la maestra- nosotros vamos a hacer una serpiente”. “Bien”, pensó el niño. A él le gustaba hacer serpientes.

Y comenzó a hacer unas de diferentes tamaños y formas. Pero la maestra dijo: “¡Esperen, yo les mostraré como hacer una serpiente larga!”. Ahora pueden comenzar.

El niño miró la serpiente de la maestra, entonces miró la suya, y a él le gustaba más la suya que la de la maestra, pero no reveló esto. Simplemente amasó la plastilina en una gran bola, e hizo una gran serpiente como la de la maestra.

Así, y luego, el niño aprendió a esperar, y a observar y a hacer las cosas como las de la maestra. Y luego no hacía las cosas por sí mismo.

Sucedió que el niño y su familia se mudaron a otra casa, en otra ciudad, y el niño tuvo que ir a otra escuela.

Esa escuela era mucho más grande que la primera, tenía puerta afuera, pero para llegar a su aula, el niño tenía que subir unos escalones y seguir por un corredor largo.

Y justamente el primer día que estaba allí, la maestra dijo:- “Hoy vamos a hacer un dibujo”. Bien, pensó el niño, y esperó que la maestra le dijera qué hacer. Pero ella no dijo nada, apenas andaba por el aula. Cuando se acercó al niño, ella dijo:

“-¿Tú no quieres dibujar?”.

-”Sí” -dijo el niño- “pero ¿qué vamos a hacer?”.

-”Yo no sé hasta que tú no lo hagas”- dijo la maestra.

-”¿Cómo lo haré?”- preguntó el niño.

-”¿Por qué?”- dijo la maestra -”De la manera que quieras”-.

-”¿Y de cualquier color?”- preguntó él.

-”De cualquier color”- dijo la maestra; -”si todos usasen los
mismos colores e hicieran los mismos dibujos, ¿cómo se podría saber quién hizo que y cual sería de quien?

-”Yo no sé”,- dijo el niño ,y comenzó a hacer una flor roja con el tallo verde.

Helen E. Buckley


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More